post_1
Temporada otoño 2006 de una tienda pija del paseo de Gracia de Barcelona.

Desproporción. Hoy he estado pensando que lo desproporcionado da risa y miedo a la vez. Las cosas realmente importantes de la vida producen este efecto. El alquiler de los pisos, el jefe, los regímenes totalitarios. En el cuerpo humano las desproporciones son, si cabe, aún más cómicas y terroríficas. las dimensiones de Mi nariz son desproporcionadas en relación a mi cara, así como uno de mis testículos en relación al otro. Estoy seguro que todos vosotros podéis encontrar desproporciones en vuestra vida o incluso en vuestro cuerpo. Leed esto:

CULO

A mi me da que pensar. El que lo ha escrito parece ser un cachondo y también un poco psicópata.
No dejéis de dedicar unos minutos hoy antes de dormiros a este pensamiento y os auguro unos sueños de puta madre.