Hoy he vuelto a oír una frase que me alucina: “yo trabajo en la noche“. La decía alguien que se dedica a hacer de camarero en una discoteca. Trabajo “en la noche“. No era la primera vez que la oía, ni creo que sea la última. Es una curiosa manera de decirlo. También podrían decirlo los panaderos, conductores de ambulancia y prostitutas. Suena de la hostia, ¿verdad? A mi se me caen los huevos al suelo cuando la oigo, porque no puedo dejar de visualizar que estoy hablando con un justiciero nocturno, un vengador tipo Batman:

EN LA NOCHE

Por contra, yo debería decir que trabajo “en el día“.

De reponedor ¿sabes?