Con mi característico retraso, paso a comentar los bolos de El Cansancio en Alicante del finde pasado: muy guapos. El teatro Arniches es acogedor y mu arreglao. Mu limpio que dicen en casa. Y el público, también, muy acogedor y arreglado. Limpio no sé, no me acerqué tanto. Me quedo con dos momentos que paso a compartir con vosotros. Un regalo, de Wilma:

ALICANTE 1

Y una instantánea hecha desde el restaurante donde cenaba el sábado. Un grupo de seres humanos se agolparon en la ventana pidiéndome insistentemente una foto, desde la calle. Y, cómo no, dejé el tenedor en el plato, tragué a toda prisa mi bocado, desenfundé el móvil y me lancé raudo a concederles su deseo:

ALICANTE 2

Luego resultó que la querían conmigo, y no que se la echara yo. Intentaron entrar. Cerramos. Empezó la pelea y llamamos a los GEOS.