Los lunes, si todo va bien y hasta que se den cuenta del error que han cometido, colaboraré en el diario Público, con quien ya tuve el gusto de colaborar en verano, con una columna en su contraportada. He empezado este lunes pasado, mira qué ilusión. Aquí os enseño un cacho:

CORRÍGEME SI ME EQUIVOCO

Corrígeme si me equivoco, se llama mi hueco. Y el que se rasca la cabeza cual simio soy yo. Oye, como sigue impresionando ver algo tuyo escrito en papel de diario, qué cosas. Con lo de años que tiene lo de Guttemberg, y sigue dando como respetillo, aunque luego envuelvas con él el bocadillo o lo uses para pisar el suelo fregado.

Contento me tienen. De verdad.