Odio profundamente y con toda la fuerza de mi ser la muletilla consistente en comenzar la siguiente frase de un párrafo con “Y es que…”, especialmente en los textos humorísticos. Está empezando a ser algo patológico. Me pongo hasta de mal humor, oye.