Ya hace unos días que veo por la ciudad la imagen del nuevo hombre anuncio de los supermercados Lidl.

VUELVE EL HOMBRE CALVO CON GAFAS 1

Me llama poderosamente la atención porque es clavado a un amigo mío cuyo nombre comienza por A. Mando un saludo desde aquí a tan ilustre camarada. Pero además ocurre que también me topé en el metro con otro anuncio, éste de una mutua, creo recordar, con el siguiente modelo:

VUELVE EL HOMBRE CALVO CON GAFAS 2

Y me siento profundamente atraído por su poderoso magnetismo. Quizá sea mi  subconsciente, que ve en ellos un posible futuro alopécico para mi. Pero no, amigos, estoy seguro de que se trata de algo mucho más importante para todos.

“Vuelve el hombre calvo con gafas”