Público – Corrígeme si me equivoco (27/04/09)

Antes de empezar, un chiste clásico: Una chica muy guapa permanece sepulcralmente callada durante toda una cena. Finalmente, uno de los comensales, interesado por su belleza, se le acerca y le pregunta por qué no habla. Ella contesta con una voz horrorosa “¿pa qué? ¿pa cagarla? 

Haciendo uso de la exhortación que titula esta columna, un lector llamado Vicente me ha pedido amablemente que me corrija, porque me he equivocado. 

Leer toda la columna