Ayer por la noche me pasó una cosa rarísima. Quedé con mi amigo Rafel para tomar unas copas y me hizo un curioso regalo: unas rodilleras.

Es muy extraño, ya que yo no soy portero de futbol.