burt

BOLA EXTRA: Os dejo un monologuete que grabamos para los de White Label. Tema: tocha. ¿Qué chiste no habremos hecho aún? Y aún hay gente que me dice que me opere (no es verdad).

Me sumo, suscribo y reboto lo que dice Andreu Buenafuente aquí.

Amigos, para mí éste ha sido un verano lleno de experiencias sumamente enriquecedoras. La siguiente fecha quedó grabada en mi corazón a fuego: 3 de julio de 2009, el día de la liberación. Después de dos años confinado en platós de televisión (de los que sólo se me permitía salir brevemente a un chamizo exterior para alimentarme y copular (1) en un rincón) decidí salir de nuevo al mundo y vivirlo como sólo lo viven los audaces y quizá también los psicópatas: al límite.

He viajado, pues, a los confines del planeta con el único equipaje de mi ilusión y el único combustible de mi esfuerzo. Bueno, y además de esas dos ridículas y sonrojantes metáforas me llevé también una cámara de video. Con ella inmortalizaría la infinidad de momentos de faraónica intensidad emocional que sin duda iba a compartir más tarde (ahora, por fin) con vosotros.

Y, a ver, que también llevaba Fortasec por si me cagaba como una pava, que eso ocurre bastante también cuando uno viaja por el mundo.

Como sea, esta es la primera entrega de mi cuaderno de viajes. Objetivo: el Everest. Acompañadme, amigos aventureros.

(1) Copulaba yo sólo, además. Si bien algunos puristas se refieren a este acto como masturbarse.