Ya os hablé de él en un post anterior. Sin embargo, voy a repetirme porque me ha vuelto a partir por la mitad enviándome otro regalo. Atención, redoble:

gaspardo3

Cada mail suyo me deja con la boca abierta. Además hasta se disculpa el hombre, “perdona, espero no molestarte, aquí te mando otra caricatura que te he hecho”. Es un maldito genio. Antes me había mandado también esta otra:

gaspardo2

Ya no sé qué hacer para encajarme la mandíbula. Lo único que puedo devolverle es gritar a los cuatro vientos cuánto le admiro, cómo se lo agradezco y volver a invitaros a todos a que visitéis su web y su blog. Dios te guarde el talento muchos años y que la providencia te permita explotarlo al máximo todos los días de tu vida, que espero que sea larga y fructífera. Madre mía, qué hombre éste.