Fecha estelar: 31 de enero de 2010. Escribo mientras vuelvo a Barcelona en un tren Alvia a velocidad alta aunque ciertamente no insultante. Acabo de ver Frost/Nixon en la tele del tren con efectos satisfactorios, y aprovecho este momento de articulaciones de madera y culo acartonado para escribir esta nota. Simplemente, se trata de dejar aquí constancia de que la representación de La Apoteosis Necia ayer en el Anaitasuna de Pamplona queda señalada con el tag «memorable» en nuestra pequeña historia teatral. Volver al espacio que ya pisé con Terrat Pack, esta vez en solitario, y comprobar de nuevo el cariño y calor de ese público sumado a la profesionalidad y buen rollo de la Anaitasuna ha resultado una experiencia impresionante.

Hasta pronto.

post-anaitasuna_-2

post-anaitasuna_-1

Fotos: Miquel Company