De camino a Castelló de la Plana, en un restaurante de un Medas, me topo con un bocadillo de butifarra. ¿Por qué la industria del pan no ha hecho ya un panecillo tipo boomerang para adaptarse a la forma de la butifarra? Caballeros, están perdiendo dinero. Lo dejo ahí.