En el hotel, después de un bolo, a las tantas, muertos de sueño, el Lagarto y yo nos conectamos a Chatroulette y ahí estaba…

chatroulette-tarantula

¡Una tarántula!