Visto en un tren. “Condena de puerta: te mantendrás unida a dos bisagras a perpetuidad”.