Público – Persona, animal o cosa (04/07/10)

television-mikel-jaso-blog

En 2004 trabajaba en Radio Nacional, Ràdio4, haciendo un programa de humor. En uno de nuestros gags imaginábamos un reality-show llamado “Violeta muerta 24 horas”. En él, un equipo de televisión instalaba cámaras en el ataúd de una folclórica ficticia recién muerta, la tal Violeta. Los telespectadores podían seguir el proceso de descomposición del cadáver y los amigos de la famosa opinaban sobre ello en un encendido debate nocturno. Macabra y exagerada, la broma señalaba el miedo a la implacable expansión del morbo catódico y más concretamente, identificaba la última frontera en cuanto a violación de la intimidad: la mismísima muerte.