Público – Persona, animal o cosa (28/11/10)

Te voy a contar algo muy importante sólo a ti porque te considero un lector especial. Los secretos (que en realidad no lo son) se desarrollan en tres fases: una pregunta, una respuesta, y una advertencia. Las dos primeras son: “¿Sabes guardar un secreto?” y “Sí, por supuesto”. La primera es una consulta innecesaria. La segunda, una contestación mecánica que simple y llanamente es una mentira. Quien formula la pregunta sabe de antemano que le van a responder que sí. La Historia no ha dejado constancia de nadie que ante dicha cuestión haya confesado: “pues no, soy incapaz de guardar un secreto. Así que no me lo digas, porque se lo contaré a alguien nada más salir de aquí”.

Continuar leyendo la columna