Público – Persona, animal o cosa (26/12/10)

Mi nombre es Berto Romero. Llevo descargando ilegalmente contenidos audiovisuales de internet desde el mismo momento en que un ordenador cayó en mis manos. En toda mi historia como delincuente informático he usado Napster, eMule, Xtorrent, Megaupload y muchísimas otras herramientas de este tipo. No me siento culpable. Comencé a hacerlo ante la imposibilidad económica de adquirir todos los contenidos que quería debido a su alto precio. Con el tiempo, la oferta aumentó exponencialmente, y con ella mis necesidades como consumidor se multiplicaron. Sin embargo, la industria no se adaptó al nuevo entorno. Como en tantos otros sectores, la reducción de los márgenes de beneficio no se consideró una alternativa viable. En la red, la posibilidad de conseguirlo todo gratis se instauró como un derecho adquirido. La anomalía se convirtió en normalidad.

Continuar leyendo la columna