Público – Persona, animal o cosa (15/01/11)

Fumar es un placer genial, sensual. Fumando espera al hombre que ella quiere. Sara Montiel se casca un puro en sus años jamones. Todos los varones quieren participar de esa venérea metáfora. Poseer el negro falo que todos chupan y cuya punta es una incandescente brasa humeante. Humphrey Bogart alivia sus penas junto al pianista: Sam, toca “el tiempo pasará” para mí, mientras me enchufo otro cilindro. Por ella, por nosotros, por Paris y por lo que haga falta. Los cowboys los tienen cuadrados, matan indios y doblegan la voluntad de las bestias. Por eso fuman. ¿Una última voluntad? Un pitillo, por favor. Y díganle a Mary Jane que la quiero. Ha sido el mejor polvo de mi vida. Nada como un cigarrillo en la cama para celebrarlo. Pruébalo hijo, hoy no pasa nada, estamos en una boda. No te tragues el humo ahora. Más tarde, cuando seas mayor.

Continuar leyendo la columna