Público – Persona, animal o cosa (05/02/11)

Durante los últimos dos años, cada mañana, al salir de casa, me cruzaba con un señor jubilado que se entretenía mirando las obras de ampliación de una acera. Siempre era el mismo anciano y siempre eran las mismas obras. Hace dos semanas, sin embargo, le sorprendí haciendo algo diferente. No sólo las miraba: ¡estaba fotografiando las obras! Me sorprendió mucho. No podía dar crédito a lo que veía. Imaginé al jubilado enseñándolas a sus amigos ancianos, como quien muestra fotos de los nietos, comparándolas, discutiendo cuál está más avanzada para su edad, cuál parece más fuerte, cuál reúne mayor cantidad de trabajadores. Qué gracia me hizo.

Continuar leyendo la columna