Hoy lo he podido leer en vertele: me han cazado en Menorca con mi pareja.

Hay rumores que dicen por ahí que en realidad se trata de mi mánager y que es una foto robada con un teleobjetivo oculto en un barco el sábado 9 de julio. Dicen que estábamos de gira con El Cansancio, que ese día actuábamos en el Teatre Principal de Maó y que por la mañana nos habíamos escapado a darnos un baño.

Para nada. Como dice el reportaje de vertele: “Berto Romero ha aprovechado para descansar en las playas de Menorca”.

Ellos han sido muy amables intentando respetar mi intimidad pero yo ya no quiero fingir más. Aprovecho la ocasión para salir, no ya del armario, sino de un arcón viejo de esos que huelen a humedad, y proclamar a los cuatro vientos que, además de haber descansado unos días en las playas de Menorca, soy gay y me gustan maduros (bueno, no, viejos, viejos, mirad la foto). Ahora vivo con miedo, porque después de tomada esta instantánea fuimos tras una duna y nos hicimos el amor con fiereza. Vivo sin vivir en mí esperando el chantaje de la prensa rosa.

P.D.: Y confieso, además, que sólo tengo ese bañador azul desde hace 2 años. Y no tiene huevera, con lo cual en según qué foto es probable que se vea kiwi, amigos y amigas. I’m in a highway to hell.