Ya es septiembre, otra vez. La encrucijada. A un lado, el espejismo del verano, aún caliente, la sal, la brisa y la (poca) calma encontrada. Al otro lado la prisa, el enchufarse a todo otra vez y las perspectivas de un nuevo curso por delante que parece que viene si cabe más duro que el anterior. En medio, lo que sigue quedando de cada uno. Paciencia y mucha fuerza. ¡Ahí vamos otra vez!

Y, buenas noticias, empieza otoño, mi estación del año preferida. ¡¡Autumm leaves!!