Público – Persona, animal o cosa (01/10/11)

Ha muerto Arch West, el inventor de los Doritos (o para ser justo, el que patentó en Estados Unidos la versión comercial de los totopos mexicanos). Y se ha sabido que su última voluntad es ser enterrado en ellos. La noticia pierde fuerza cuando se entra al detalle, ya que lo que se hará es “echar Doritos antes de enterrar la urna con sus cenizas”. Lamentablemente, con un par de bolsas ya se podrá celebrar la ceremonia. No habrá una retroexcavadora derramando snacks sobre un ataúd como yo imaginaba.

Continuar leyendo la columna