Iván Rodríguez «el Lagarto» es un buen guitarrista y mejor amigo pero a veces se mete en situaciones difíciles de entender. Incluso de describir. Ocurrió durante un actuación en Santa Coloma de Gramenet. Estábamos en el camerino, esperándo para salir al escenario. Fui un momento al lavabo y cuando volví me lo encontré en una situación de gran tensión. Rápidamente le eché una foto. Se había metido en un buen lío. Un extraño asunto.