Fue bonito conocerte, Terrat Pack 2012. Has llegado a las 39 funciones, más del doble que tu predecesor, el primer Terrat Pack, también conocido como “Terrat Pack 1”, “Terrat Pack 2009” o “Terrat Pack, el orígen”. Te han visto alrededor de 50 mil espectadores. Has pisado grandísimos teatros de toda España, el Trui de Palma, el Atrium de Vilacans, el Palau de Congressos de València, el Coliseum y el Tívoli de Barcelona. Y también has estado en el Capitol, en Madrid. Pasando noche tras noche con Corbacho y Morgade, con esos nombres que suenan a enfermedades subtropicales o platos de marisco. Y Buenafuente, con ese nombre que suena a su propio programa de televisión. Grandes artistas, mejores personas. Bonicos todos. Y un equipo entregado y atento, multidisciplinar, con edades comprendidas entre los 50 y los 6 años. Todo más raro que un pie. Como debe ser. Ha sido bonito, sí. Y ya es hora de dejarte marchar. Ayer fue la última representación. Así que: venga, hala, hasta otra. Adéeeeeu.

…pero…

¿Volverá? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? Nadie lo sabe, pero Terrat Pack es como un herpes, una vez dentro se te queda larvado y periódicamente tienes una recaída. Sólo digo eso.

20120226-132455.jpg

Público – Persona, animal o cosa (25/02/12)

He experimentado un terrible bajón esta semana cuando se ha sabido que los neutrinos superlumínicos que observó el experimento OPERA podrían deberse a un cable mal apretado. ¡Un cable mal apretado! Pero bueno, esto está en el escalón más bajo de la pirámide del glamour científico. Nos retrotrae a estadios muy primigenios de la evolución tecnológica. Es un destrempe parecido al efecto que se produce cuando el informático te suelta “¿has probado a reiniciar?” y  al hacerlo, el error desaparece. Celebras que la normalidad se haya restablecido, pero maldices en voz baja que lo haya hecho de una forma tan prosaica. Un cable mal apretado en el acelerador de partículas es un gatillazo en toda regla en la gran orgía de la ciencia del futuro.

Continuar leyendo la columna

Fama: Hola, somos dos biólogas que estamos aprendiendo a tocar la guitarra. ¿Cuál es la primera canción que deberíamos aprender a tocar?

Querida Fama:

Ya por tu nombre, Fama, observo que lo de la biología te la trae un poco al pairo. Tú lo que quieres es lujo, glamour, dinero y reconocimiento. A través de la biología también puedes lograrlo, no te equivoques. Mira Darwin, que se subió en el Beagle y consagró su vida al descubrimiento de nuevas especies. Tú lo tienes más complicado, porque ya se ha andado mucho en este camino, pero se me ocurre que podrías ir de expedición a varios pisos de estudiantes donde estoy seguro que encontrarías nuevas especies en sus neveras y montones de ropa por lavar. De cualquier modo, a ti te parece más adecuado buscar la fama a través de la música, tocando la guitarra. Vaya ideaca que has tenido, amiga. Casi nadie está interesado en tocar la guitarra hoy en día.

Continuar leyendo el consultorio