Me cuenta mi madre algo que le viene ocurriendo desde hace un tiempo. Empezó con el sorteo de NavIdad de la Lotería Nacional. Su número resultó agraciado con el reintegro, de modo que recuperó el dinero invertido en el boleto. Invirtió ese dinero en un nuevo número de lotería, que volvió a ser premiado con el reintegro. Desde entonces, cada semana compra un nuevo boleto con el reintegro del anterior. Y lleva haciendo esto tres meses, doce semanas consecutivas, ganando siempre el reintegro. La propietaria de la Administración de lotería no da crédito ante lo que parece un caso claro de buena suerte moderada continua.

Probablemente mi madre se ha convertido en la mujer más afortunada del mundo en el juego, pero solo un poquito.

Julio Estrela me llamó la atención en la red Instagram desde la primera vez que vi una foto suya. Es diseñador gráfico, y se ha especializado en lanzar a esta red de fotografía una andanada diaria de imágenes poéticas y sugerentes con las que alegrarse la vista cada vez que uno se conecta al iPhone. Ha decidido exponer una selección en una muestra llamada iPhoesia. Del 29 de marzo al 14 de abril en la Sala d’Exposicions de la Societat L’amistat de Cadaqués.
20120327-132445.jpg
Tira del hilo y sigue a @julioEstrela en Instagram.

Os recomiendo este libro. El asesino hipocondriaco, de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Divertidísimo y muy bien escrito, con un personaje protagonista, el señor Y. digno de pasar a la historia de los personajes curiosos y bizarros. Todo el mundo habla (bien) de esta novela, y una vez leída me sumo a ello, porque es la verdad: es muy buena. Un ejercicio estilístico-humorístico impecable, y trufada de un montón de datos curiosos sobre gran cantidad de personajes históricos, en un ejercicio de documentación de diez. Solo queda añadir una cosa: ¡Muerte a Eduardo Blaisten!

20120327-130522.jpg

(Ups. Creo que he sufrido un microsueño)