Público – Persona, animal o cosa (17/09/11)

Esta semana se cumple el primer aniversario de mi “pico de pesadillas”. Es el nombre con el que bauticé al periodo de mi vida en que he experimentado más terrores nocturnos. No acostumbro a sufrirlos. De hecho, no suelo recordar los sueños. Creo que nunca les he prestado mucha atención porque me cogen durmiendo.

Como sea, en agosto de 2010 se juntaron tres factores: el calor pegajoso del verano de Barcelona, una mudanza y la inminencia del nacimiento de mi primer hijo, acontecimiento éste último que vendría a ocurrir dos meses después.

Continuar leyendo la columna