Hoy repasaba junto con mi colega Xavi Tribó nuestra colección común de recortes de diarios, prestando especial atención a la obra del crítico Antonin Fajardo, a quien he admirado toda mi vida. Este es su ojo escrutador, extraído de una de las pocas ilustraciones que se conservan del personaje, tan poco dado, como es sabido, a hacerse fotos:

OJO FAJARDO

Precisamente en “L’ Escrutador” (“El Escrutador“), el extinto diario en el que apareció la mayor parte de su trabajo, he encontrado hoy una crítica que Fajardo hizo del espectáculo A reir con Chipi del clown Chipi Garmendia. Os copio un fragmento en catalán:

Chipi Garmendia, en altre temps famós pallasso, presenta el seu nou espectacle, A reir con Chipi, al teatre Goya. Podria dir, i no aniria errat, que el xou de Chipi Garmendia m’ha produït el mateix efecte que vomitar el meu propi cor, però en realitat la sensació no va ser tan agradable. A reir con Chipi és tan amè i divertit de veure com trobar-se una salamandra parint dins un plat d’escudella.

Y su correspondiente traducción:

Chipi Garmendia, en otro tiempo famoso pallaso, presenta su nuevo espectáculo A reir con Chipi, en el teatro Goya. Podría decir, y no andaría errado, que el show de Chipi Garmendia me ha producido el mismo efecto que vomitar mi propio corazón, pero en realidad la sensación no fue tan agradable. A reir con Chipi es tan ameno y divertido como encontrar una salamandra pariendo en un plato de sopa.

Un estilo directo, hiriente e impactante. Como corresponde a un maestro de críticos. El mercado está pidiendo una recopilación de sus mejores trabajos YA! Desde aquí mi admiración y respeto, señor Fajardo, que en paz descanse.