El asombroso duelo a hostias con la mano abierta de «Le seguían llamando Trinidad».

¡Bravo!