No dejéis de leer AQUÍ el post que Rafel Barceló dedica a las patillas en su blog. Llega incluso a ser poético y emocionante.