Me sumo, suscribo y reboto lo que dice Andreu Buenafuente aquí.