Mi amigo Xavi Tribó, quien fue coautor junto a mi persona de nuestro incunable (inencontrable, descatalogado, destruido, extinto) libro Cero Estrellas me envía el siguiente mail:

“A veces tendemos a dar por supuestas y valorar poco cosas como el formato apaisado que, en otras culturas (concretamente un bar de Castelldefels) no conocen, hecho que convierte la lectura de carteles en un pequeño reto cotidiano.”

Y adjunta las siguientes pruebas documentales del descubrimiento:

post-397a
post-397b

Lo sé. Ahora te iría bien un poco de colirio.