Encontré este mensaje en la persiana bajada de un comercio:

CONFUSIÓN

Me pareció que, pese a su voluntad de dejar bien claros los horarios, ofrecía una imagen meridiana de lo que yo entiendo por confusión. Me costó horrores saber cuándo estaba abierto y cuándo cerrado. Creo que estuve delante unos 17 minutos.

También es verdad que me acababa de levantar de una profunda siesta de esas que puedes retorcer la almohada y cae un chorro de baba.