Público – Persona, animal o cosa (01/11/09)

sanear-blog

Estamos de enhorabuena. Operación Pretoria es el nombre de la última trama de corrupción descubierta en la última semana. En este caso, los chanchullos inmobiliarios salpican a la clase política catalana. Y viene a añadirse al caso Millet, a la trama Gürtel y deseo, de todo corazón, que la próxima semana aparezca una nueva trama de corrupción, si cabe aún más escandalosa. Y en dos semanas, si puede ser, otra. O, Dios me escuche, dos, si tiene a bien. Leo en la prensa que los principales cargos políticos del país se muestran nerviosos ante un posible aumento del desapego de los ciudadanos hacia su clase, que temen que se pueda poner en crisis a las instituciones. Esa batalla está perdida. Los ciudadanos hemos interiorizado desde hace ya demasiados años esa máxima repugnante que dice que “la corrupción es inherente al éxito político”, y añado que al éxito en cualquier otro ámbito social. Esa basura nos ha calado hasta el tuétano. La única manera de desterrar el “todos son iguales” de la conciencia colectiva es la purga. Total y absoluta. Como decía el fabuloso fontanero de “El Milagro de P.Tinto” (Javier Fesser, 1998): “si hay que sanear, se sanea”.

Leer toda la columna