¡DÉJENNOS SER HOMBRES!

Mi amigo Miquel Company me manda la foto de la puerta de un local de copas. ¿Prohibido mear de pie? No, y mil veces no. No nos coarten la que quizá es la única característica en que aventajamos a las mujeres. Por no hablar de las molestias que nos produce mear sentados a los que se nos sumerge la cabecita en el líquido del fondo.

Vale, me he dejado llevar.