Una amiga mía se ha comprado un piso (esto ya sería noticia dados los precios, pero no voy a entrar a hacer sangre con una de mis bestias negras, la administración de fincas). Bien, a lo que voy: el piso en cuestión era propiedad de una pareja de franceses, y en su apresurada marcha hacia el norte, quizá en una revisión del episodio histórico del Timbaler del Bruc, dejaron gran parte de sus pertenencias en el inmueble. Aquí os dejo una selección de lo más horripilante que encontré:

MORTERO

Un mortero que simula ser la cabeza de un chino (¡¡¡GRAURRRGJ!!!)

BOL

Un bol de cerámica lleno de huevos de marfil decorativos (¡JAAARRRL!)

CLASICO

Un clásico entre los clásicos (¡¡¡BRRRRRBBR!!!)

JARRÓN

Un jarrón con un pajarito (¡¡¡YIIIIIIHAAA!!!)