Público – Persona, animal o cosa (03/09/11)

Hay imágenes que se te quedan clavadas en el cerebro y reverberan durante días. Al final del verano me topé con una de ellas. Una foto sucia. Hablo de la visión de la novia de Elena Anaya, desnuda y en cuclillas, vista desde detrás. Aparece en la revista Cuore, la más osada de las revistas del corazón, la que explora con mayor curiosidad y amplía con mayor ferocidad los límites de su territorio. También es la más peligrosa, pues viste el traje de la candidez. Es la que se expresa con mayor desparpajo, descaro y buen rollo, la que señala los defectos físicos con una flecha y pinta bocadillos en la boca de los famosos convirtiendo la realidad en un inofensivo tebeo.

Continuar leyendo la columna