Público – Persona, animal o cosa (26/03/11)

Los indios nativos americanos, siempre metafóricos y certeros en su visión del mundo,  decían que las cámaras fotográficas le roban el alma al retratado. No sabemos exactamente por qué pensaban esto. Quizá la idea venga de los primeros miembros de las tribus que se enfrentaron a los primitivos daguerrotipos, ante los cuales debían permanecer inmóviles durante minutos. Sería comprensible, ya que una pequeña eternidad paralizado delante de un ojo negro da que pensar. Quizá no, a lo mejor simplemente esto es verdad y ocurre que los indios eran perspicaces y se daban cuenta de las cosas.

Continuar leyendo la columna