Público – Persona, animal o cosa (26/11/11)

El jueves se cumplieron 20 años de la muerte del gran Freddie Mercury, a quien me une una estrecha relación de posesión espiritual. Todo empezó en 1988, cuando descubrí el directo Live Magic (1986) entre los discos de casa. Mis gustos musicales se formaban como reflejo de los de mi hermano, diez años mayor que yo, cuyos vinilos pinchaba cuando él no estaba. A partir de ahí fui explorando por mi cuenta toda la discografía de Queen, y como le ocurrió a tantos en mi generación, escuché hasta la extenuación el Greatest Hits Volumen 1 y 2.

Continuar leyendo la columna