Esta mañana se ha hecho pública mi nominación al Goya a mejor actor revelación por mi papel de Pedro en la comedia «3 bodas de más».

Me enteré al darme cuenta que mi teléfono no paraba de vibrar durante la entrevista en la guardería donde vamos a llevar a nuestros mellizos. Decenas de mensajes dándome la enhorabuena.

Llevo todo el día mareado, en parte porque apenas he dormido esta noche ya que al pequeño le están saliendo los dientes, pero también por el enorme aluvión de cariño. Gracias, señores académicos, por la invitación a seguir jugando en su terreno. Y sobre todo por tener en cuenta la comedia.

Yo ya tengo mi premio. Me voy a dormir feliz. Bueno, dormir, eso ya es otro tema, porque son 40 piezas dentales entre los dos críos, pero feliz, sin duda.