Examinando la cama de la habitación de aquel hotel constaté que habían sido sinceros conmigo: la habitación era para fumadores.