LA DEL VATER DEL AVIÓN

De todas las leyendas urbanas, esas deliciosas moralinas post-modernas que nos invitan a portarnos bien, mi preferida es la del váter del avión. Paso a contárosla por si no os la han explicado ya:

Una persona va al váter del avión, se sienta en la taza y defeca. Acciona el botón de la descarga mientras aún está sentada y se abre la tapa inferior. El conducto que envía la caca fuera del avión hace vació con su culo y le chupa el intestino grueso hacia el exterior dejándole colgando un fragmento de aproximadamente un palmo de «cola».

Fabulosa, ¿verdad?