Público – Persona, animal o cosa (05/12/10)

A mediados de los 90 vi en la tele un documental sobre el cine de David Zucker, Jim Abrahams y Jerry Zucker. Los ZAZ eran los padres de un subgénero de comedia basado en el gag absurdo, el incesante uso del chiste visual en segundo plano y un estilo de interpretación alejado del histrionismo, apoyado en el uso de actores “serios” reconvertidos en comediantes. Las sagas de “Airplane!” y “The Naked gun”, siempre traducidas en nuestro país con el esquema “algo+como puedas” son puntales del subgénero. Y Leslie Nielsen, su icono, era el conductor del documental. Al introducir la cuestión del absurdo en sus películas, Nielsen, mirando a cámara, anunció formalmente: “si es realista, que sea rápido”, hizo una breve pausa y corrigió “si es surrealista, que sea rápido”. No hizo gesto alguno subrayando el error. Ni muecas, ni titubeos. Era un actor muy serio equivocándose con un aplomo que robaría el corazón a mi generación.

Continuar leyendo la columna