Si esto no te anima la mañana no sé qué más puede hacerlo. El gran Louis Prima y su esposa, la no menos grande Keely Smith en un actuación televisiva llena de cachondeo, buen humor y teatreo del bueno. Esos saltos que me mete mientras canta es que no tienen desperdicio.