Cuando hubo logrado que todos en la sala le prestaran atención, y pese a que todos lo estaban esperando, se negó a sacarse la churra.