Le formuló al robot una pregunta paradójica, imposible de responder, con el objetivo de cortocircuitar su cerebro positrónico. El robot le rompió la boca.

Autor: Rafel Barceló