“Al final, resultó que todos los demás llevaban razón. No tenía superpoderes. El suelo se estaba acercando a demasiada velocidad. Aquello no podía considerarse volar.”

Autor: Rafel Barceló