«Cuando le vio desnudo por primera vez descubrió que tenía unos huevos enormes. Se bloqueó, y cerró los ojos. Cuando los volvió a abrir, los huevos seguían allí, impasibles.»

Autor: Jordi López