Andreu me dijo que le gustaba la idea de reunirnos en un teatro para Navidad. Yo le dije que echaba de menos la improvisación con él en los platós. Juanjo Millás le dijo a Andreu para acabar una conversación que “Nadie Sabe Nada”. Y a su vez, esta fue la última frase que dijo Andreu en nuestro último programa de televisión. Sea, pues, Nadie Sabe Nada.

Un ejercicio de improvisación sin red a cuatro manos con el único comediante con el que podría hacerlo sobre un escenario: exacto, el Andreu. Él dice lo mismo de mí. Y ahí que nos arremangamos. Hora y media de tuya-mía y tiqui-taca delante del público. Muy arriesgado y muy difícil, pero también muuuy divertido. Aquí tienen más info. Será un honor recibirles.