Pasé junto a ella hace unos meses, en una visita a una editorial, en Madrid. Nunca supe por qué estaba allí colocada, ni por qué era tan necesario no moverla. No puedo evitar pensar que está sosteniendo la columna y que si la quitas se viene abajo el edificio.