Éste sábado cumplí treinta y tres años. Gracias. Es usted muy amable. Después de “La Apoteosis Necia” en el Teatreneu fui obsequiado por mis compañeros de compañía con una tarta y…una réplica de la espada láser de Darth Vader. Mis cojones aún están rodando calle abajo.

ESPADA LÁSER

Puedo asegurar que es el mejor regalo de mi vida y el peor de la de mi encantadora esposa.

P.D.: Atención al acolchado de la puerta a mi espalda. No tiene nombre.

flis_flas_1

Este concesionario de motos Honda está en Barcelona. No recuerdo bien la calle; creo que era Balmes, por arriba. La cuestión es que me quedé clavado enfrente de su escaparate partiéndome el ojete durante un buen rato. Nadie más en la calle se reía conmigo, e incluso el propietario, desde dentro, me miró raro. ¿La razón de mis carcajadas? Como casi siempre en esto del humor, la clave de las risas reside en compartir el contexto. Bien, si os apetece compartir algo de contexto conmigo, os invito a escuchar la siguiente entrevista. Pertenece a uno de los programas de radio de El Cansancio (que lo digo así como si no tuviera nada que ver con ellos), Cuarto Menguante, de su edición número 25. Es una entrevista a M. Night Shyamalan, el director de “El sexto sentido”, entre otras grandes películas de final sorprendente.

[audio:http://www.bertoromero.com/wp-content/uploads/audios/audio_post_17_m_night_shyamalan.mp3]

Pues iba yo con esto en la cabeza cuando me topé con el concesionario en cuestión.

flis_flas_2

Este trabajo me está poniendo la cabeza loca.

Frecuentemente nos vemos envueltos en largas discusiones de las que nos cuesta salir airosos. Ya sea porque no tenemos razón, porque nuestra capacidad dialéctica es más pobre que la densidad del pelo de Paquirrín, o porque simplemente nos hemos cansado de la charla. El caso es que hay momentos en que necesitamos urgentemente acabar con una discusión. ¿Cómo hacerlo? Existe un método infalible y os lo voy a contar a continuación. No es elegante, pero sí efectivo. Vamos allá. La fórmula es la siguiente.

Fórmula: Repite la última frase que tu interlocutor haya pronunciado y añade a continuación, vehementemente: “¡mis cojones!” .

Vamos con algunos ejemplos.

Ejemplo 1:

Estamos discutiendo sobre macro-economía. Nuestro interlocutor intenta tomar las riendas de la conversación con la siguiente frase:

Interlocutor: “El mayor problema al que se enfrentan los países en vías de desarrollo son las multinacionales”.

Adelante, contesta:

Tú: “Las multinacionales ¡mis cojones!”

Fin de la discusión.

Ejemplo 2:

Discusión sobre cine.

Interlocutor: “Pues yo paso de cine comercial. Yo estoy al loro de las novedades de Sundance”
Tú: “Sundance, ¡mis cojones!”

Ejemplo 3:

Incluso se puede abortar cualquier discusión antes de que comience:

Interlocutor: “Oye, eso del cambio climático…”
Tú: “El cambio climático, ¡mis cojones!”

Ya lo tienes.
De nada.

Bien, amigos, debo ponerme serio. No pasará muy a menudo en este blog, pero quiero compartir con vosotros un documento sin duda atroz. Un grupo de abogados y un juez atacan de forma violenta a un homeless a la salida de un tribunal.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=CAFOXitKu18[/youtube]

La gente de la calle estamos hartos de los brotes indiscriminados de violencia gratuita a que nos tiene por desgracia acostumbrados este colectivo.

Page 240 of 244« First...102030238239240241242...Last »